La Cummunion es un banquete.

Press here for the English language version.

¡Coman y Beban! ¡No se queden con hambre!

El Dios Falo nos sirve su semilla, su alma y su divinidad convertido en alimento celestial.

El alimento que nos regala Falo es la propia semilla que da la vida del mundo.
Y si alguno te pregunta “¿Cómo podemos comer su propia semilla?”.

Díles asi: “En verdad, les digo, Coman la semilla del Hombre y beban su orines. El que coma la semilla del hombre y beba sus orines, tendrá sabiduría y vida. Porque el hombre permanecerá en Príapo y Príapo permanecerá en él.

¡Vengan y coman del banquete sexual! ¡No se queden con hambre! ¡Sacien sus deseos!
En la Cummunion, Priapo nos sirve de su propio cuerpo y de su propia divinidad.

Para acercarte a la Cummunion con Príapo, sólo se necesita el traje de gala con el que has nacido, olvidando el recato y la vergüenza. Si no, no podemos acercarnos a la comunión con Priapo.

Por la Cummunion con Príapo recibimos la fuerza y el alimento para el camino. Comiendo el Semen recobras tus fuerzas, vigor, ánimo y aliento y sigues caminando por la vida.

Cuando tomamos la Cummunion con frecuencia, estaremos en sintonía con Priapo el dios Falo. Eso preparara nuestra mente para acceder a nuevos y maravillosos placeres que de otro modo pudiéramos temer. La Cummunion frecuente nos va fortaleciendo el organismo espiritual como anticipo para los mayores placeres que están por venir.

El semen es un pedazo de paraíso, porque para llegar a El es necesario conocer y saborear el orgasmo y deseemos ardientemente que sea un momento más prolongado, pero al mismo tiempo deseamos que acabe pronto ya que es irresistiblemente delicioso.

Se puede acceder al Semen de Príapo de distintas maneras sin embargo un buen hijo y adorador de Príapo debería vivir el orgasmo de manera más profunda, ya que en ese momento mágico, tu accedes a la presencia del Nuestro Dios Príapo. En ese momento El te escucha, te comprende y te favorece.

A esta comida son invitados todos sin excepción, Los perfectos para no decaer; los imperfectos, para que aspiren a la perfección; los fuertes para no enflaquecer; los débiles para robustecerse; los enfermos para sanar; los sanos para no enfermar. Al beber del Falo del Hombre reconoces que estas poniendo los labios en el propio falo de Príapo, estas ante la propia divinidad.

Cada uno tiene sus propios gustos y sus propios fetiches, pero en términos generales, cuando te dispones a ir a la Cummunion, deberías arreglar tanto tu cuerpo como tu espíritu. El rostro lavado y el pelo recortado y arreglado. Y todas esas delicadezas propias de los enamorados, de almas finas y recias, que saben pagar con amor el Amor. En tu mente debe primar el deseo de servir a tantos hombres como te sea posible y de ingerir tantas descargas como te sean ofrecidas.

Ir a un Ritual de Cumunión con Príapo y rechazar el semen de una eyaculación es como ser invitado a un gran banquete, sentarse a la mesa y mirar todas las fuentes servidas, los platillos sabrosos y apetitosos. Más cuando el mesero se acerca a servirte le dices:

– No voy a comer. Estoy lleno. Sólo voy a mirar!.
¿Eso es una completa descortesía verdad? O lo que es peor, tomar un bocado y luego escupirlo deliberadamente. ¿Cómo te sientes al ver esto? Acaso no estas rechazando a tu propio Dios Príapo.

Por la Cummunion nosotros los hijos y adoradores de Príapo no unimos como hermanos pero también como amantes. Porque para los hijos del Dios Príapo no hay unión más sagrada que la sexual. Por medio de la unión sexual Homosexual el Dios Príapo se perenniza y se eterniza dejando fluir su semilla de generación en generación.

Por medio de la Cummunion con nuestro Dios Príapo nos enamoramos cada día mas de El y hacemos que otros hombres —¡muchos!— sigan igual camino.

La Cumunión es el fruto principal la unión íntima con Príapo. La Cumunión acrecienta nuestra unión con Príapo. El semen es un alimento material que sacia nuestro cuerpo físico, como nuestra vida espiritual. El adorador de Príapo necesita ser alimentado por la Cumunión a lo largo de toda su vida, hasta el momento de la muerte, cuando nos sea dada como viático. Cuanto más participamos en la Cummunion con Príapo más progresamos en su amistad, y por tanto más difícil se nos hará romper con Él y sus sagrados principios.

¿Cuándo conviene tomar la Cummunion? La Iglesia de Príapo recomienda vivamente a los fieles que reciban la sagrada Cumunión tan frecuentemente como sea posible. Incluso todos los días. Cuando nos acercamos al Dios Príapo, si queremos, hablamos íntimamente con El, como se habla con un amigo, como se habla con un hermano, como se habla con tu padre.

Y después de tomar la Cummunion, es bueno dedicar unos minutos para dar gracias al hombre que ha hecho posible la presencia real de Príapo en tu cuerpo. Es un detalle de respeto y amor. Cada Hermano encontrará el modo de agradecer personalmente al hombre que le ha dado la posibilidad de recibirle.

Recordad siempre que, cualquier hombre es capaz de alimentar a su hermano, la comida de Dios Príapo es de toda la comunidad, sin importar su condición social, económica, racial o preferencia sexual. Todos los hombres hijos de Príapo deberán reunirse regularmente para una comida fraterna.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.